Consejos para evitar resbalones en la ducha

La seguridad en el cuarto de baño es una prioridad en todas las viviendas, especialmente donde viven niños o personas mayores.

¿Cómo evitar riesgos de en la ducha?

Las caídas más frecuentes son causadas por resbalones en ancianos y pequeños siendo el baño uno de los lugares considerados de riesgo, causando lesiones leves o graves. Las personas de la tercera edad son las más expuestas a posibles quebraduras y otros daños, generalmente en los platos de ducha en el momento de entrar o salir.

Evitar resbalones es posible siguiendo las medidas de seguridad y adaptando los espacios a las necesidades de cada hogar con estos consejos:

  • Secar con frecuencia los suelos y ventilar el baño minimizando la humedad o vaho, que se produce por el uso de agua caliente.
  • Instalar adhesivos antideslizantes en el plato y alfombrillas en la salida de la ducha, también en lugares con exposición constante a la humedad.
  • Colocar cerca la toalla siempre a una altura adaptada para evitar riesgos.
  • No andar con los pies mojados y secar el cuerpo después de ducharse de forma inmediata.
  • Acondicionar la zona de ducha con barras de sujeción instaladas para facilitar la entrada y salida de las personas mayores o niños.
  • Cambiar la bañera antigua por la comodidad que brindan los platos de ducha con superficies antideslizantes o cabezal de mano para alcanzar con facilidad, estando sentado y sin desplazamientos.

Estas sencillas medidas de seguridad aportan un valor agregado, cuando conviven personas con discapacidad favoreciendo su protección e independencia. Elementos necesarios que permiten movilizarse cómodamente sin riesgos de resbalones en la ducha, mejorando las alternativas de daños graves en el cuerpo.

Accesorios imprescindibles en caso de resbalones

Los accidentes más lamentables se producen en los aseos por ser un lugar de uso frecuente en el hogar, donde todos los integrantes de la familia están expuestos a los riesgos.

Tanto los niños por las dificultades que presentan los ambientes adaptados para adultos, como las personas con movilidad reducida y los ancianos por la  complejidad para desplazarse, necesitan contar con estos elementos en el baño:

  • Superficies antideslizantes: pensadas para evitar tropiezos o resbalones en la ducha y el suelo del baño presentan opciones diferentes como tarimas, acrílicos, estrías, adhesivos o superficies de resina especiales para no resbalar. Soluciones prácticas que no requieren obras por su fácil colocación en cualquier espacio, asegurando la permanencia de todas las personas de la casa en lugares húmedos. El pavimento de cerámico actual que se comercializa en el mercado, cuenta con particularidades antideslizantes minimizando los resbalones, aunque el suelo tenga agua.
  • Asientos especiales de ducha: los taburetes son una propuesta cómoda para colocar en la ducha, facilitando el aseo de ancianos o discapacitados. No se pueden colocar sillas comunes, se necesitan asientos resistentes para soportar el peso con materiales adaptados al agua y exposición a la humedad como aluminio, resina, plástico, etc., soportes abatibles o plegables ideados para no ocupar espacio.
  • Barras y asideros: cumplen una doble función de seguridad en la ducha, porque aumentan la sensación de protección en la zona interior. Existen diseños modernos que se pueden atornillar o fijar usando ventosas, modelos adaptados para mejorar la sujeción de quienes se duchan ante posibles tropiezos.
  • Plato de ducha: el cambio es importante porque se eliminan completamente las barreras que tiene toda bañera, siendo un obstáculo para entrar en personas ancianas y con escasa movilidad. Sustituir por el plato es la mejor elección mejorando la independencia, acceso a la zona de ducha o autonomía. La prevención de resbalones requiere este cambio necesario para todo tipo de riesgo, ganando espacio en el cuarto de baño con una sencilla reforma que garantiza el ahorro de agua y las condiciones del aseo personal.
  • Mamparas: un complemento indispensable cuando se decide cambiar bañera por plato de ducha, ideales para un acceso seguro al reemplazar la clásica cortina por una mampara en diferentes materiales. Seleccionando un lateral o panel se aporta accesibilidad a la entrada o salida, también se puede adaptar una determinada clase de mampara con puertas correderas, perfectas para no salpicar el suelo del baño con agua de la ducha, evitando que permanezca resbaladizo después del aseo. Fabricadas en diferentes materiales se recomiendan los modelos de vidrio templado, que aportan total protección en caso de rotura, porque su fragmentación se produce en aristas redondeadas y trozos más reducidos.

Grifos termostáticos: facilitan la elección de la temperatura graduando exactamente la temperatura, sin producir cambios bruscos capaces de ocasionar quemaduras de piel. No necesitan tiempo de regulación sino que depende de los grados y es inmediata según la temperatura elegida, sin derrochar demasiada agua ni originar largas esperas. Colocando los grifos según la altura de los mayores, niños o adultos no se necesita ponerse de puntillas ni agacharse. Una opción interesante para evitar posibles resbalones en el momento de la ducha.