Consejos prácticos para ahorrar agua en el baño

Reducir la factura y mejorar el medio ambiente ahorrando agua, significa optar por un cambio de bañera por ducha aprovechando los importantes beneficios que ofrece.

Recomendaciones para reducir el agua durante el baño

Gestionar correctamente el consumo de agua durante las horas del aseo personal es posible, adaptando el gasto que supone en muchos casos el 65% del agua utilizada en el hogar.

En la actualidad es factible evitar este tipo de consumo innecesario, disminuyendo la factura del agua al poner en práctica sencillos consejos, que incluyen modificar determinados hábitos de consumo en el baño, como:

 

  • Reemplazar la bañera: porque además de la comodidad y ahorro que representan los platos de ducha, está comprobado que durante la ducha de 5 minutos el consumo es cercano a los 100 litros, incluyendo reductor de caudal de agua. Una diferencia que se percibe cuando se usa bañera y alcanza hasta 270 litros de agua para bañarse.
  • Cerrar el grifo: durante el tiempo que se utiliza para jabonarse es importante no dejar abierto el grifo, mejorando considerablemente el consumo de agua.
  • Reparar fugas en la ducha: una recomendación importante es detectar a tiempo los desperfectos, capaces de ocasionar fugas de agua realizando los arreglos al cambiar la ducha, sustituyendo por grifos monomandos, adaptados a las necesidades de ahorro actuales.
  • Evitar mezclas agua fría y caliente: mantener la temperatura es un consejo oportuno, porque de lo contrario se deja fluir el agua en vano.
  • Reductores de caudal: una opción ideal para regular el ahorro y temperatura en la ducha. El grifo doméstico requiere este sencillo dispositivo que se instala en la tubería y reduce el consumo de agua. Normalmente el ahorro puede representar hasta los 10 litros de agua por minuto durante el tiempo de aseo corporal.
  • Instalar aireadores: esta medida es muy oportuna cuando se desea evitar el consumo excesivo de agua en el hogar. Los aireadores se enroscan en los caños que contienen los grifos, reduciendo el chorro de agua al incorporar aire hasta un 50% del consumo habitual en la ducha, también en el lavabo y los inodoros donde se adaptan este tipo de dispositivos.

Las diferentes medidas que se pueden adoptar se limitan a las modificaciones principales en el baño, cambiando la tradicional bañera por modernos platos de ducha. Medidas que permiten controlar la factura de agua y pagar menos al reducir el gasto mensual, especialmente al higienizarse tomando un buen baño.