¿Con qué frecuencia hay que ducharse?

España se posiciona como el país con la generación de jóvenes más limpios de la historia, pese a los debates sobre la frecuencia para ducharse.

¿Cuántas veces hay que bañarse?

Sabías que en nuestro país las personas pasan 48 horas en la ducha anualmente y suben esta media los adolescentes, quienes se higienizan dos veces por día durante 12 minutos, según los datos de Demoscopia.

Las creencias y mitos sobre la frecuencia siguen siendo muy cuestionados, pero la preocupación por la higiene corporal afecta tu salud directamente, una creencia explicada por las investigaciones del Medical Daily sobre los riesgos de la ducha para el cuerpo.

Los estudios actuales indican que hay que lavarse menos veces, siendo lo más aconsejado una o dos veces semanales, evitando la eliminación de grasa y bacterias necesarias para mantener la buena salud del organismo.

Nuestro sistema inmunológico está expuesto al debilitamiento y peligro de contraer enfermedades ante las agresiones externas, ocasionadas por la sequedad de tu piel y produce grietas en la epidermis donde se acumulan bacterias, gérmenes e infecciones por duchas diarias.

¿Qué hacer cuando sudas demasiado por día?

Los especialistas aconsejan lavarse una vez durante el día sin utilizar jabones o geles en el cuerpo, aumentando la higiene donde se producen malos olores especialmente.

Destacan entre las advertencias la necesidad de lavar regularmente las prendas, sobre todo ropa de trabajo porque no representan ningún daño para tu cuerpo y ayuda a eliminar suciedades.

Las discrepancias sobre la famosa frase: “hay que ducharse a diario” son analizadas por la conocida revista Time, desarrolla en sus publicaciones la respuesta de varios expertos, quienes afirman que una o dos veces semanales serían suficientes.

La respuesta de la reconocida doctora Larson, profesora de la Universidad de Columbia sobre el tema, advierte que las personas creen estar más limpias aunque no corresponde a las necesidades bacteriológicas.

El olor fuerte producido por tu organismo debido a las secreciones y donde se aconseja jabonarse son: ingles, axilas y orificios.

Ducharte a diario si tienes la piel seca puede provocar la eliminación total de la grasa natural, necesaria para tu cuerpo y en palabras de los profesionales puedes mantenerte siempre limpio, realizando tu higiene con agua pero sin jabones una vez al día.

Las áreas con mayores secreciones donde se originan los olores cuando sudamos requieren mayor higiene, mientras el cabello lavado dos veces por semana permanece limpio. El aseo de manos, en cambio, es fundamental al igual que la ropa que usas porque acumulan células muertas y bacterias.

Las publicaciones científicas hace casi diez años aconsejaban bañar al bebé, solamente una vez a la semana en Estados Unidos y se cumplió el objetivo de reducción de agua en todo el territorio. Esta costumbre no se impuso en España, donde los padres siguieron disfrutando de sus hijos en la bañera y las ventajas relajantes del agua.

La higiene se asocia normalmente con la ducha a partir de una convicción acertada, que indica los beneficios del baño respecto a la tonificación y relax que produce, además de recuperar los músculos tensos.

La división sobre la frecuencia para ducharse se mantiene entre los más extremistas, por un lado están quienes desaconsejan ducharse más de una vez a la semana y por otro, los amantes de la higiene que aprecian los efectos benéficos de una ducha con productos neutros y sin limitaciones.

El límite lo establece la OMS fijando un tiempo de 5 minutos para evitar daños en la piel y mantener la sostenibilidad de la energía y el agua. Los españoles solamente siguen estos consejos en un mínimo porcentaje del 9% y sobrepasan los 20 minutos de ducha las mujeres en un 14%, mientras el 11% de la población se baña dos o más veces durante el día.

Respecto al ahorro energético si la higiene se realiza por partes, los expertos no indican nada que obligue a mantener una ducha completa.

Desde el área de dermatología los especialistas advierten que el manto lipídico que recubre tu piel no es eterno y se altera con el uso de geles o jabones inadecuados. Los gérmenes, virus, ácaros y bacterias, requieren productos con pH del 5,5% para ser desterrados y no alterar la acidez propia de la epidermis, como aconseja la Academia Española de Dermatología y Venereología (AEDV).

Profesionales como el jefe de Dermatología del Hospital Reina Sofía en la ciudad de Córdoba, indican que: “una ducha diaria no compromete en absoluto el manto lipídico”, también advierte que los excesos de agua y jabón disuelven las defensas de la piel.

Las duchas durante los meses de verano están permitidas, teniendo en cuenta factores como la procedencia del agua sobre el cuerpo.

Los deportistas y trabajadores pueden lavarse por partes sin necesidad de repetir la ducha diaria, tampoco hay problema en hacerlo dos o tres veces semanales.