Quitar el moho de la ducha, un cuidado imprescindible en tu baño

Un cuarto de baño podría definirse con numerosos adjetivos, como: íntimo, confortable, cálido… No obstante, hay un calificativo que se cumple en cualquier hogar, húmedo. Y, claro, esta característica provoca que en un momento u otro el moho haga acto de presencia, motivo por el que debes estar preparado. Si aún no sabes cómo prevenir o erradicar su aparición, estás en el post adecuado. ¡Pon atención a los consejos de Bañeraporducha!

Consejos de Bañeraporducha para prevenir el moho en tu ducha

Aunque no lo creas, evitar la aparición de moho en tu ducha es más sencillo de lo que imaginas, basta con seguir una serie de simples consejos. Entre todos ellos, el más importante es la correcta ventilación del baño, propiciando que la posible agua estancada en pequeños rincones acabe secándose.

También es recomendable utilizar paños limpios para secar tu ducha después de emplearla. Y es que la limpieza regular provoca que el moho nunca esté presente. Por otro lado, procura que los productos que usas para la higiene personal no estén en contacto con el agua. Colócalos en un punto alto y tira aquellos que están casi vacíos.

Cómo quitar el moho de la ducha, tips básicos

Ahora que ya conoces cómo prevenir su presencia, es momento de saber cómo erradicar su expansión. Al igual que el apartado anterior, se trata de una tarea muy sencilla que puede llevarse a cabo de diferentes formas.

En primer lugar, destacamos la utilización de bicarbonato y vinagre. Uno de los trucos de limpieza más eficaces sin necesidad de aplicar productos químicos es mezclando en una botella un cuarto de taza de agua tibia con tres cuartos de taza de vinagre y dos cucharadas de bicarbonato. Agita bien este mix y aplícalo directamente en las zonas infectadas.

Tras media hora de espera, frota con un cepillo, enjuaga con agua caliente y seca con un paño limpio.

Por otro lado, es bien conocido el uso del amoniaco para eliminar el moho de tu ducha. Mezcla este producto con agua y vierte la mezcla directamente sobre las zonas donde el moho es difícil de eliminar. Deja que pasen unos minutos y utiliza una esponja para frotar las partes bañadas.

Como podrás comprobar, el moho desaparece fácilmente. Eso sí, recuerda ventilar correctamente el baño, pues el amoniaco puede hacerte pasar un mal momento.

Por último, pero no menos importante, te traemos la lejía. A la hora de eliminar el moho de esta zona, no sólo hay que pensar en el plato de ducha, pues las paredes también son víctimas de su presencia. Te recomendamos emplear un pulverizador que lleve una mezcla de la anterior con agua.

Después de aplicar este mix, espera unos 10/15 minutos y frota las paredes con un cepillo o esponja. Más tarde, enjuaga con agua tibia y abastécete de un espacio impoluto.

En Bañeraporducha siempre buscamos que disfrutes de un baño ideal y personalizado. ¡Siguiendo nuestros pasos conseguirás un espacio limpio y agradable!